brigadafusilerosppal

La Brigada de Fusileros, unos bastardos antes de los malditos

portadaLa línea Vertigo de DC Comics en un maravilloso cajón desastre en el que meten todo lo que no cabe con los Superhéroes y claro, necesariamente, acaban apareciendo historias tan bizarramente épicas como la protagonizada por la Brigada de Fusileros. La segunda aventura de este grupo lleva el nombre de “Operación cojón” y si, es lo que pensáis, deben ir en busca del cojón perdido de Hitler.  Pero… ¿quiénes son los fusileros? La Brigada de Fusileros es un equipo secreto de militares al servicio de la corona de Inglaterra capaces de asumir todas aquellas misiones que serían imposibles para cualquier batallón. Son herederos de una larga tradición, ya que la existencia de esta brigada se remonta cientos de años atrás “¡Existía una brigada de fusileros antes de que existieran fusiles! ¡Porque tarde o temprano, habrá una misión que los tipos normales no podrán cumplir!” en palabras del jefe de este temible y osado equipo. Los alegres componentes. Seis son los miembros que forman parte de este grupo. En primer lugar y al mando del resto de los hombres se encuentra el Capitán Hugo Darcy, el único hombre que ha llamado a la cara “caracoño narigudo” a Erwin Rommel. Su promoción a Capitán fue en 1941 tras defender Sidi Bug Bug solo y sin ayuda de nadie. El segundo al mando sería el Teniente Cecil “Dudoso” Milk. Un joven de aspecto inocente y tendencias sexuales poco claras (o muy claras más bien) con excelente puntería, además de ser experto en el cuerpo a cuerpo. Completan el grupo el Sargento Crumb (el hombre más grande del ejército británico), el Cabo Geezer, Hank el yanqui y por último el gaitero que lleva décadas al servicio de la familia Darcy. La operación cojón. Tras una poco exitosa misión, el Capitán Darcy regresa a Londres para recibir sus órdenes del Coronel Rajapipas quien le comunica que se a realizar una reunión en Semmen organizada por el Sultán local y deberán ir allí para intentar hacer con el cojón perdido de Hitler “El testículo teutónico original” ya que “el ejército que enarbole el cojón, jamás será derrotado en la batalla” en palabras del propio Coronel.

portada2

Tras un breve paso por su residencia familia, donde conoceremos a su esperpéntica familia que incluye una madre alcohólica dispuesta a dejarse violar por los alemanes para ayudar a su país, su hermano Bobby que es piloto aéreo y piensa que su hermano no ha entrado en combate (recordemos que los fusileros son un equipo secreto) y finalmente su padre que perdió piernas y brazos en un ataque militar. El Capitán Darcy reunirá a sus hombres (dos de ellos en prisión) e iniciarán su viaje a las tierras de Semmen donde se cruzarán con el Sultán que amablemente les invitará al banquete en el que se hablará “de cojones. Entre otras cosas”; se encontrarán también con Maryland Smith (Mary, como le llamará siempre Darcy) enviado por el gobierno americano y que nos recordará mucho a cierto arqueólogo que siempre anda robando figuras de dioses y destruyendo templos sin querer y por supuesto en su camino aparecerá algún viejo enemigo que les guarda rencor por la derrota sufrida a sus manos. Un par de tiros finales. La Brigada de Fusileros es una gamberrada de toma pan y moja, creo que es la frase que mejor podría definir esta obra. Es irreverente y la verdad que haría las delicias de los Monty Python. El dibujo sale de la mano de Carlos Ezquerra, uno de tantos autores más conocido fuera de España que dentro. Habitualmente trabaja para la británica Fleetway y desde hace una década más o menos también para Dark Horse o DC Comics. Y por otro lado tenemos a Garth Ennis, conocido guionista que siempre asegura un muy buen (y divertido) rato de lectura; hay que destacar sus guiones en El predicador llenos de humor negro. La Brigada de Fusileros es un divertido, irreverente y plagado de referencias tebeo sobre la segunda guerra mundial. Una lectura más que recomendable y muy divertida, pero eso si (hay que avisarlo) no es para todo el mundo. Mantened seca la pólvora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *