Mejores Discos de 2009

, , 5 Comments

collageOtro año que se cierra y volvemos la vista atrás por última vez con este balance del terreno musical, destacando en forma de top los discos que más nos han impresionado del pasado 2009. Dejando atrás grandes y medianos discos como el de Grizzly Bear, fuck buttons, the big pink, el entretenido de los White Lies y otros lanzamientos de grupos de éxito como Muse, Editors y experimentos extra maritales como los de Julian Casablancas, Julian Plenti y tantos otros que se nos quedan en el tintero, os resumimos lo que para nosotros ha sido lo mejor del año discográfico, pasen y vean.

10. M. Ward / Hold Time

M. Ward volvía después de su aventura en She & Him y lo que se trajo bajo el brazo fue un reposado disco para oír sin prisas, donde descubrimos canciones envueltas en un suave halo de magia intimista, desde la que nos susurra suaves melodías con las guitarras slide, altamente evocadoras del magnifico ‘Hold Time’, delicados duetos como ‘Oh Lonesome Me’ con Lucinda Williams o la simplemente genial ‘Outro’, instrumental que cierra el disco y huele a pacifico desierto, a grandes llanuras inabarcables por las que viajar sin destino ni prisa. Pero no todo es contemplación, un pequeño universo de ensoñación pop se abre para nosotros gracias a armonías vocales y acertados arreglos que nos llevan a canciones como la inicial ‘For Beginners’, ‘Never Had Nobody Like You’ o ‘Rave On’ en las que órganos clásicos del rock’n’roll, palmadas, cuerdas de violines, acústicas y coros femeninos enmarcan este magnifico trabajo.  Escuchar en Spotify >> M. Ward – Hold Time

09. Lindstrom & Prins Thomas / II

Uno de los géneros que nos ha dejado esta década ha sido el Space Disco, del que unos alumnos aventajados nos dejaron su mejor disco este mismo año: II. Los culpables fueron un par de productores adictos al trabajo como Prins Thomas y Lindstrom (que ya en el 2008 destacó con Where you go I go too) y la formula la tienen muy clara: mezclar el sonido disco de finales de los setenta y principios de los ochenta, incluyendo alguna vaga forma de italo-disco, con música espacial y una columna de aire psicodélico que acolchada entre sonidos más electrónicos, melodías y ambientaciones vertebra todo el álbum. Escuchar en Spotify >> Lindstrøm & Prins Thomas – II

08. The Pains of Being Pure at Heart / homónimo

Pop sencillo, algo sucio, potente y juvenil. Los herederos de la C-86 deslumbraron con este debut lleno de armonías pop tan manifiestas y notorias que recuerdan a grandes como los Belle & Sebastian mas twees, pero nada empalagosos, o a los Teenage Fanclub del Bandwagonesque con mucho más ímpetu. Formas ruidosas en prominentes guitarras de sonido metálico, que son las que llevan el peso de la canción desarrollando los riffs, aportan un feedback muy en la onda del shoegaze, siempre llenando el espacio junto a las voces (de chico/chica) y transmitiéndonos la impresión de estar atendiendo a pequeños clásicos instantáneos. Ilusión, incertidumbre, alma juvenil -casi adolescente- y algo de la herencia DIY (Do It Yourself = haztelo tu mismo) del punk en aquellos 80s son las máximas que transpiran ‘This Love is Fucking Right!’, la inmediata rápida y ruidosa ‘Come Saturday’ y un single en toda regla llamado ‘Everything with You’ con reminiscencias a The Wedding Present y la influencia estrella de esta temporada, My Bloody Valentine. Escuchar en Spotify >> The Pains Of Being Pure At Heart – The Pains Of Being Pure At Heart

07. Girls – Album

Nos costó pasar de la primera canción, esa infecciosa ‘Lust For Life’ y su pop vitalista con el que añora esas cosas que le faltan o anhela melancólicamente recordando otra época, pero mereció la pena. Un disco variado (yeah!) de la mano de un extraño tipo llamado Chris Owens con una truculenta historia vital (será verdadera?) que ha recogido una serie de cuentos sobre amistades, nostalgia de cosas hechas o sin hacer, rupturas, amor, obsesiones,… bajo una cobertura que engulle desde el pop luminoso hasta el soul, rockabilly, balada o el fuzz. Una sorpresa de disco que, a pesar de estar grabado con muchas limitaciones, desprende un sonido atemporal, clásico, alejado de modas, y por ello sincero y directo. Escuchar en Spotify >> Girls – Album

06. The Horrors / Primary Colours

Si a principio de año alguien hubiese afirmado que el segundo disco de ésta banda inicialmente garagera de Southend, Inglaterra, iba a estar entre lo más destacado del 2009 lo menos que habría producido serían miradas de condescendencia del resto de los hipotéticos oyentes hacia este visionario. Lo que posiblemente este listillo sabía era que la banda estaba trabajando con un nuevo productor (Geoff Barrow de Portishead), un nuevo enfoque y una sonoridad reposada, decadente, oscura y sobretodo ruidosa. Con las referencias bien fijas The Horrors logran en 45 minutos condensar el anhelado espíritu de unos ochenta no vividos, esos que vuelven cada día a recordarnos a los Joy Division, los My Bloody Valentine o los Suicide con una clase impecable, unas atmósferas contenidas y densas como pocas como las que encontramos en ‘Mirror’s Image’, ‘I Can’t Control Myself’ o ‘I Only Think Of You’. Para rematar el disco termina con una de las canciones más potentes y adictivas del año ‘Sea Within A Sea’, que engloba esta oscuridad, guitarras, bajos, y el elemento electrónico en forma de sinte que cierra la canción en un bucle totalmente Third de los Portishead. Escuchar en Soptify >> The Horrors – Primary Colours

05. Wild Beasts / Two dancers

Con un gusto especial desde el primer corte, el nuevo disco de los de Leeds es una obra seria, llena de matices y cuidada en todos sus aspectos. Definida por la bicefalidad en las voces, en las que se alternan el tono grave de Tom Fleming con el valiente falsete operístico de Hayden Thorpe, que nunca llega a saturar y se coloca como sello de estilo, Wild Beasts nos entregan un elegante artefacto rock en el que todo encaja soberbiamente: leves toques de piano, trabajadas guitarras que -sin sobresalir del tono general- se convierten en imprescindibles piezas que orquestan la intensidad creciente de muchos temas, delicadas armonías vocales contrastando con la dureza de las letras y términos lejos de toda censura, y finalmente las brillantes percusiones de Chris Talbot, al único al que podíamos acusar de protagonismo, que vuelan sobre todo el álbum dándole una rítmica impresionante. Un sonido propio que destaca en ‘Hooting & Howling’ y emociona con ‘We Still Got The Taste Dancing On Our Tongues’ o sobretodo con ‘Two Dancers(I)’. Escuchar en Spotify >> Wild Beasts – Two Dancers

04. Animal Collective – Merriweather Post Pavilion

Comenzaba el año y ya teníamos una de las grandes sorpresas del mismo, este disco del que todo el mundo ha estado hablando. ¿Todo el mundo? Bueno, aunque Animal Collective han estado en un fib y se los han rifado este verano varios festivales, entre el gran publico no ha llegado a calar este disco que sin duda será recordado en años venideros como aportación fundamental de los ’00s a la música moderna.
Trallazos pop como ‘My Girls’, ‘Summertimes Clothes’, el hedonismo tropicalista de ‘Brother Sport’, el increíble órgano y voces de ‘Daily Routine’ o la incontestable ‘In The Flowers’ conforman partes de un todo mágico, toda una muestra abierta de la música pop del futuro: mucha experimentación, estructuras complejas pero con melodías accesibles y adictivas, psicodelia, africanismo, un sonido orgánico sorprendente, loops, misterio, texturas increíbles,… y toda una experiencia auditiva, grandiosa y necesaria. Escuchar en Spotify >> Animal Collective – Merriweather Post Pavilion

03. The Antlers – Hospice

Es fácil dejar pasar esta obra maestra si no se le presta algo de atención mientras se está escuchando. No es uno de estos discos amables para poner de fondo ni fácilmente accesible, tanto en lo musical como en el apartado letras, ya que nos encontramos un disco conceptual que relata en 10 cortes el dolor y la perdida de una ruptura amorosa de Peter Silberman (que incluso se mudó de ciudad y estuvo largo tiempo sin salir, algo así como lo de Bon Iver y su cabaña) disfrazado en la terrible, pero a su vez cercana historia de la perdida de un ser querido enfermo de un cáncer terminal. Precisamente por este relato tan fuerte y nada edulcorado -desde un primer momento nos introduce en la cama del hospital, tratamientos rechazados, tubos en los brazos, alarmas de morfina,…- ha encontrado algún tipo de menosprecio por efectista, pero nada mas equivocado ya que las letras y la música dan forma a un todo desasosegante, gélido, grandilocuente por momentos -gracias al los vientos, el bombo o el piano- o tranquilo, contenido y bello por otros en el que es imposible que no despierte fuertes sentimientos en el oyente. Un disco que crece en cada escucha y para el que dedicarle algún tiempo para descubrirlo completamente esta totalmente justificado y gratificado. Escuchar en Spotify >> The Antlers – Hospice

02. The xx – xx

De dejos debut del año y para muchos del siglo, hace tiempo que en los círculos no se habla de otra cosa que el disco homónimo de estos cuatro chavalines (sí, eso era envidia). El boca oreja dice que su discográfica aposto por ellos cuando no tenían gran cosa que ofrecer y les dejó las llaves del estudio para que fueran ensayando, una rareza en el mundo musical que al año dio sus frutos de forma que nadie se esperaba. Analizar el disco encuadrándolo en un estilo con nombre y apellidos parece complicado pues hereda del soul, del R&B, dream pop, baladas rock de los 50, dominantes bajos oscuros del post-punk,… un soplo de aire fresco (para el que algunos ya se han inventado una etiqueta: New Grave) que engancha a las primeras oídas y no se desinfla al seguir descubriendo sus ecuaciones vocales chico-chica, sumergirnos en sofocantes ambientes minimales de melodías contagiosas o jugar con la intensidad en crescendos que no llegan a romper. Ahorrando en la batería, teclados, o guitarra -que casi siempre esta realizando punteos- se les ha comparado con gente como Portishead, Joy Division, The Jesus & Mary Chain o Young Marble Giants y lo cierto es que todo el ruido generado es merecido por este disco que nos ha dado grandes canciones para la historia del pop como ‘Shelter’, ‘Crystalized’ o ‘Infinity’. Escuchar en Spotify >> The xx – xx

01. Fever Ray – Fever Ray

Las matemáticas no suelen fallar, pero en este caso la mitad de The Knife ha realizado un disco cuya calidad iguala y rebasa la de aquel grupo convertido en actual referencia. Un disco rico y complejo que para disfrutarlo es necesario oír con una luz tenue, buenos cascos, de noche si puede ser, y sobretodo del tirón. Porque prestándole nuestra completa atención la escucha se convierte en una experiencia en la que nos sumergimos en un mundo oscuro, onírico, cercano al de la ensoñación o pesadilla, con esta maravillosa composición en el que la electrónica sugerente es asfixiante o crece lentamente al tiempo que te arrastra en su melodía brillantemente contenida. Destaca la brillante manera que tiene de integrar unos elementos concretos y a pesar de ello sonar totalmente desubicada, no en cuanto a un ritmo del pasado o del futuro sino algo proveniente de un sitio tan distinto que podríamos imaginar como otra civilización. Ritmos étnicos, un sonido orgánico que se cuela entre los beats para darle un toque natural, detalles orientales, coros recordando ancestrales cantos místicos de los nativos americanos y, sobre todo ello, un cuidado apartado vocal que da ese toque extraño, oscuro e inquietante mediante capas de distorsión que le hacen convertirse en un instrumento más. Un trabajo denso y complejo del que cuesta destacar ‘If I Had A Heart’, ‘Seven’ o ‘Triangle Walks’ sin enfatizar la obra global como la más destacada del año que hemos dejado atrás. Fascinante. Escuchar en Spotify >> Fever Ray – Fever Ray
 

5 Respuestas

  1. yeye

    5 enero 2010 11:01

    ME QUEDO TOTALMENTE CON THE HORRORS Y LO ESCALO DE LA LISTA AL UNO… mira una moderna!!!un 10 por los enlaces!

  2. gatoestepario

    5 enero 2010 12:22

    excelente listado! estoy preparando el mío propio y tengo que decir que en los primeros estamos muy similares, te felicito, muy bien!

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico