«So good to be alive» : Crónica del concierto The Temper Trap en Madrid.

, , Leave a comment

Cualquiera podría pensar que The Temper Trap siguen recogiendo la cosecha que otrora sembraran con el espléndido «Conditions«, y la verdad que el nuevo trabajo de los australianos ha conseguido subsanar el ¿tropezón? que tuvieron con la continuación al nombrado debut de la banda. No nos confundamos, su segundo retoño tiene su aquel, y más cuando lo tornan al directo. Tiempo al tiempo, todo puede encauzarse y el ahora cuarteto tiene toda la actitud necesaria para reclamar la posición.

Lo que sí es remarcable es cómo los Temper Trap lograron arrastrar un lunes por la noche, previa de San Valentín, a una buena cantidad de fans ( y decimos fans porque los coros eran unánimes en la mayoría de los temas) que lograron llevar al ahora cuarteto al sold-out semanas antes de su directo.

Si a eso le sumamos un fabuloso estado de forma de Dougy Mandagi y los suyos – mención especial al bajista indomable  Jonathon Aherne (alias «es tan guapo» como se escuchaba a nuestros alrededores) – ya tenemos los ingredientes para transformar un directo en una fiesta. Aún así la sala Heineken no sumó sino que restó en contundencia sonora en ocasiones, una buena reforma lo mismo no le venía mal.

«Thik As Thieves» fue el protagonista de la noche, los primeros acordes fueron dedicados para el tema que da nombre a su nuevo disco, toma de contacto con un público de gran espectro generacional, desde el veinteañero guiri al cuarentón sensiblón. No tardaron en atacar a la joya de la corona  con incursiones en «Love Lost» y «Fader» , eso sí entremezclándose con los nuevos hits instantáneos del tallaje de «Fall Together» o «Burn«.

the temper trap madrid

Ecos a los primeros U2, a coldplay, a Radiohead, o incluso a Thirty Seconds to Mars fueron palpables en la puesta en escena, que no en la visual, que ya hubiéramos querido. Melenas al viento y parada en el homónimo «The Temper Trap», con unas delicadas «Trembling Hands» y «The Rabbit Hole» que al menos a nosotros nos valieron para reconciliarnos con un disco al que teníamos abandonado.

La puesta a punto de «Thick As Thieves» en directo da para mucho;  la abundancia de estribillos y el hacer de coristas, que tanto gusta por estos lares, tuvieron sus momentos con «So Much Sky«, con el público como quinta voz, o «Alive«, estupendamente hilada tras «Resurrection» y «Science of Fear» .

La despedida fue precedida por una jam al más puro estilo Mayumaná, donde Dougy tomó las riendas de la percusión a la delantera, con aguacero incluído y pasión desenfrenada, insuflándonos un soplo de energía para la traca final en los bises. Tres temas más cayeron, relajadas versiones de «Soldier On« y «What If I´m Wrong» , falsetto power y la mecha comenzaba a encenderse con una enérgica Sweet Disposition, tema por excelencia alargado, saltado y celebrado hasta el final, ¡como para no hacerlo!.

Abriendo para los australianos estuvieron Nunatak, show cortito de una banda con gran proyección que en apenas un par de temas logró conectar con un público de primeras duro de pelar.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico