Dover / Complications

, , Leave a comment

Dover Complications

Que Dover iban a volver a hacer un disco de rock era un secreto a voces desde que se enfrascaran hace tres años en esa tan bien recibida gira conmemorativa de su segundo álbum y mayor éxito, ‘Devil Came To Me’, coincidiendo con su vigésimo aniversario como grupo. Atrás dejaban el fiasco comercial y artístico -más lo primero que lo segundo, de todas formas- de ‘I Ka Kené’, su álbum africanista con un tigre en la portada. Una etapa -sí, vamos a caer en el chiste fácil- complicada, que intentaron superar volviendo a sus orígenes o, lo que es lo mismo, tomando el control -el disco lo han grabado ellos cuatro en su local de ensayo y lo ha producido Jesús Antúnez, el baterista- y empezando de cero, como canta Cristina en la pista que da título a este ‘Complications’: “I’ve got to take control/ Right my wrongs/ And then start from scratch”.

Dice Amparo Llanos, con razón, que, estilísticamente, es ‘The Flame’ el álbum de su carrera al que más se acerca su nuevo trabajo, y prueba de ello es ‘Too Late’, el apañado primer single. Al igual que en aquel disco, también en ‘Complications’ se mueven entre el rock más afilado -Cristina se deja las cuerdas vocales en ‘Crash’ como lo hacía en ‘My Fault’-, un pop/rock de corte más amable -‘Four To The Floor’- y algún que otro tema más downtempo -‘Like a Man’, ‘Sisters of Mercy’ y, como de costumbre, el cierre del álbum, ‘Building A Fire’-. Todo muy académico, por tanto: nada de sintetizadores ni de canciones en bambara. Nada de estridencias.

Pero tampoco nada que verdaderamente llegue a hacer “clic”: calificar un primer sencillo de “apañado” es casi más dramático que nombrarlo el peor de su carrera, como hicimos con ‘Danayá’. Y es que, por muy disfrutable que sea este ‘Complications’, adolece de una grave falta de ganchos: las letras son una nadería -no os perdáis las que algún desaprensivo ha colgado en Spotify, donde “second floor, apartment to the left” se convierte en “so you can blow her, pardon to the left” (???)- y las estructuras de las canciones son a menudo perezosas -puede que unas partes c o unos puentes algo más currados hubieran obrado milagros con estas melodías-. Quizá la honrosa excepción sea ‘New Way Mechanics’, con ese atinadísimo “I can’t sit around/ sit around/ sit around/ I will have to get up and shake” que, por fin, suena de verdad. En general, la recuperación del sonido rockero que sus fans añoraban les ha quedado demasiado encorsetada. 6,66/10.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico