‘Soy el número cuatro’, mucho ‘Crepúsculo’ y poca acción

, , 1 Comment

Alex Pettyfer, Teresa Palmer, Soy el numero cuatro

El éxito de franquicias como ‘El señor de los anillos’, ‘Harry Potter‘ o ‘Crepúsculo’ ha creado tendencia y continuamente surgen nuevas adaptaciones al cine de conocidas sagas literarias de fantasía. Por eso, nadie debería extrañarse de que la novela ‘Soy el número Cuatro’, la primera de una serie de seis sobre adolescentes alienígenas, haya tardado menos de un año en saltar a la gran pantalla.  El libro, y por consiguiente también la película, cuenta la historia de Cuatro, uno de los seis alienígenas que se esconden en la Tierra de sus enemigos y que aún siguen vivos. Una propuesta interesante, en absoluto original, pero sí lo suficientemente atractiva para atraer al público a las salas. Sin embargo, su argumento poco consistente y la sensación de que los creadores de esta película estaban pensando más en las futuras secuelas que en ofrecer un buen filme, dan como resultado una cinta regular.

De qué va:

John Smith (Alex Pettyfer) es un adolescente extraterrestre que intenta ocultarse en la Tierra de sus enemigos, enviados para destruirlo. Cambiando constantemente de identidad y bajo la supervisión de su guardián (Timothy Olyphant), John es siempre ‘el chico nuevo’ del lugar. Pero ahora Ohio se ha convertido en su hogar, donde John se enamorará (Dianna Agron), descubrirá nuevas habilidades y conocerá a otros que comparten su destino.

Opinión:

Dianna Agron y Alex PettyferSoy el número Cuatro‘ tenía, en apariencia, importantes cualidades para triunfar tanto en la taquilla como entre los críticos. La historia de los seis alienígenas infiltrados entre nosotros y a quienes sus enemigos deben matar por orden prometía intriga, acción y aventura; los jóvenes actores protagonistas parecían talentosos y D. J. Caruso, su director, se había manejado bien en títulos anteriores como ‘Disturbia’ o ‘La conspiración del pánico’.

Sin embargo, lo que apuntaba a una buena película de ciencia-ficción dispuesta a inaugurar otra saga de culto ha terminado convirtiéndose en una extraña combinación de fantasía de serie B y parodia de comedia adolescente. Dos ejemplos lo atestiguan: la actitud y ridículo aspecto de los villanos y los numerosos clichés de instituto que se repiten a lo largo de la trama -el matón, el ‘geek’, la animadora…-.

Parte de la culpa de que ‘Soy el número Cuatro’ se parezca más a un drama adolescente que a una cinta de misterio y acción se debe al guión, y otra parte a la propia novela que adapta. Por lo que he leído en medios como The Guardian -los libros los desconozco-, la historia firmada por Pittacus Lore -seudónimo de James Frey y Jobie Hughes- carece de consistencia y explicaciones suficientes que dén sentido y credibilidad a los acontecimientos que narra. En otras palabras, da la sensación de que sus autores se lanzaron a contar la historia sin antes atar bien todos los cabos que pudieran quedar sueltos, y eso se refleja irremediablemente en el guión.

Así, la trama de la película avanza sin detenerse a contestar las preguntas que van surgiendo sobre los orígenes de los alienígenas o el por qué de sus acciones, cuestiones que, por otra parte, dan fuerza a la historia. De hecho, ni siquiera los personajes parecen preocuparse mucho de por qués y cómos, aceptan lo que llega sin cambiar siquiera la expresión de su rostro.

Teresa PalmerCon esa falta de profundidad, y también de empatía con los personajes -no les entendemos-, el momento cumbre de la película nos pilla por sorpresa en un estado de total desinterés. Sólo la entrada en escena de Teresa Palmer nos mantenía en tensión, pero se resuelve en un santiamén y recurriendo al topicazo de ‘chica dura con referencias sexuales en prácticamente todos sus comentarios’.

En cuanto al romance que ocupa gran parte del argumento en un intento por emular a ‘Crepúsculo’, arranca con buen pie, pero pronto pierde interés precisamente por la poca convicción que en él ponen sus protagonistas, Alex Pettyfer y Dianna Agron. Para colmo, el tercer vértice de un supuesto triángulo amoroso, Jake Abel, no aporta nada.

Nota: 5 / 10

Para recordar:

– Lo mucho que vamos a oír hablar de Alex Pettyfer a partir de ahora…

Para olvidar:

– La escasa coherencia que tienen las decisiones de prácticamente todos los personajes.

– Que, como ocurrió con su fuente de inspiración ‘Crepúsculo’, el tráiler sea mucho mejor que la propia película.

– Lo poco visualmente atractivas que resultan las ‘linternas’.

A propósito:

¿Para cuándo se decidirán a trasladar al cine la genial trilogía de John Twelve Hawks  iniciada por ‘El viajero‘? Puede que las novelas no sean un ejemplo de literatura brillante, pero al menos la historia tiene consistencia.

 

Una Respuesta

  1. brokanroll

    22 abril 2011 13:40

    Y tiene cierto tufillo al comic de la Marvel de finales de los 80 ‘Star Brand’…

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico