Todas las entradas de: Lucía Zamanillo

CRÓNICA DEL CONCIERTO: ARDE BOGOTÁ EN LA RIVIERA (MADRID) CON VIBRA MAHOU – JUNIO 2022


Arde Bogotá - 1En Madrid, la hoguera de la noche de San Juan la prendió Arde Bogotá. Los de Cartagena usaron su paso por La Riviera, con todo agotado y dentro de su Gira Vibra Mahou, para defender su primer albúm, “La noche”, además de todos esos temas anteriores que una pandemia mundial no les había permitido lucir.

Arde Bogotá - 2Salen cerveza en mano a una sala abarrotada y expectante. Arrancan con ‘Dangerous’, que sirve de primera chispa. Antonio García, vocalista, se revuelve y da patadas. Recuerda a Mick Jagger o a Alex Turner, sin parecerse demasiado a ninguno de los dos. Desde la primera sílaba, el público le da la réplica, con la lección bien aprendida y entregado a la causa. Termina por pasarle la responsabilidad a Dani Sánchez, guitarrista, con un solo, en principio compartido, largo y efectivo.

Arde Bogotá - 3Con ‘Cariño’ todo es una invitación al baile. A saltar y menearse. “Buenas noches, Madrid. Bienvenidos a la noche de Arde Bogotá”, dice García, y promete que van a dejarse la piel y los kilos. Se diría que son hombres de palabra y que saben a lo que se comprometen.

Arde Bogotá - 4Gesticula con desparpajo y sin vergüenza en ‘Tan alto como tus dudas’. Señala al cielo o al techo, y se pone de puntillas para estar algo más cerca. También taconea, para ayudarse o coger impulso.

Abre los brazos, acogiendo ‘A lo oscuro’. Levanta la pierna y la apoya donde encuentra pie, chulesco. Bastan unos toques de bajo, a cargo de Pepe Esteban, para sacarles un grito a los congregados, que reconocen las puntadas y responden al estímulo. El cantante adelanta la pelvis y retrasa el torso, como esperando al toro, o dejándolo pasar.

Arde Bogotá - 5‘Tijeras’ es un ejercicio de desacato e insumisión frente a lo que le espera a una generación a la que le prometieron todo y le han dado más bien poco. Invita a reventar sillas de oficina y ordenadores entregados al Excel, si lo más a lo que se aspira es al finiquito correcto. Saltan ellos y el resto, sacudiéndose las frustraciones, la precariedad laboral y el precio de los alquileres.

En el mismo tono van ‘Millenial’ y ‘El Dorado’, abogando por la revancha y animándonos a tomar la justicia y la violencia por nuestra mano, ante un futuro que no termina de llegar mientras se escapa.

Arde Bogotá - 6Por un momento, García concentra en el cuello todo el movimiento que antes se le desbordaba. Dura poco, y le toca a ‘Big Bang’. Sonríe al ver que podría callarse y daría igual, nadie se perdería. Llegados aquí, es muy difícil encontrar un punto en el que no te golpeen melenas por todos los frentes.

Presenta a su equipo en un primer agradecimiento, porque después del primero vendrán unos cuantos más. Levanta los puños y mueve la cadera y los hombros para ‘Mi carro’, cogida prestada de Manolo Escobar. Se desenvuelve con la soltura de quien sabe que está en un sitio que es suyo y al que pertenece.

Arde Bogotá - 7Hacen gala de un descaro y un aplomo que no son nada habituales si has publicado una docena escasa de canciones. Van con la declaración que es ‘Quiero casarme contigo’, afectada por eso que llaman relaciones líquidas. La dejan agonizar rodeando la batería de José Ángel Mercader.

Se desquitan y vacían con ‘El beso’. Por si fuese a llegar el fin del mundo. El vocalista comenta que ‘Virtud y castigo’ habla de “las cosas buenas y malas del amor”, aclarando que trata de ese “binomio”. Ya solo se oye una ovación que se resiste a morir. Abre los brazos como Moisés separando las aguas. Como si nos fuese a guiar por el desierto.

Arde Bogotá - 8En ‘Te van a hacer cambiar’, la niebla lo cubre y solo se distingue su silueta. El contorno o el continente, que a veces es lo único que conservamos al pasar el tiempo. Baja al público para caminar sobre el mar, hasta que se sumerge y se le pierde de vista.

Aprovechan ese camino de vuelta, que suele complicarse, para hacer un parón. Regresan con ‘Exoplaneta’, y al anunciarla el aire se transforma en un chillido agudo.

Arde Bogotá - 9Avisan de que es el final. “No nos quedan más canciones”, se justifican, pero hay quien sabe que eso no es verdad. Eso sí, tenían las necesarias para llegar aquí.

“Nosotros somos Arde Bogotá, venimos de Cartagena y esta canción se llama ‘Antiaéreo”. Una explicación bastante innecesaria. La traca final es ‘Abajo’.

Para terminar, sacan al escenario a todo aquel que estuviese entre bambalinas y celebran el ‘Everybody (Backstreet’s Back)’ de los Backstreet Boys.

No parece que su oro vaya a ser barro.

Arde Bogotá - 10

Hablamos con Anabel Lee: “Anabel Lee es para apretar los dientes, pero también para quererse”


Anabel-Lee_Brit_2020_Elena-Pastor_DSC01613Saliva, urgencia y empujones. Anabel Lee, del verbo leer, son cuatro amigos de Tarrasa (Borja, Víctor, Perdi y Jordi) que se dicen animales de directo y que han venido a pasárselo bien y a sacudir las cosas.

Antes de que presenten en Madrid su primer EP, el 6 de septiembre en Tomavistas Extra, hablamos con ellos sobre el confinamiento, Pepa Flores y rabia contenida.

“Somos una banda de escupitajo” es una presentación bastante gráfica y directa. Aun así, ¿podéis explicar un poco más qué es lo que hace Anabel Lee?

Lo describimos como un punk-pop pegajoso con mucha inmediatez, esto es, unas letras directas acompañadas de melodías demoledoras, pero muy bailables e incluso románticas. Distorsiones, riffs que taladran el subconsciente y un bajo y una batería que te golpean en el pecho y no te permiten bajar el ritmo. Es donde nos sentimos cómodos y por eso decimos que somos una banda de escupitajo, pero también de codazos en la pista, saltar y bailar. Anabel Lee es para apretar los dientes, pero también para quererse. Nos encanta que nuestras canciones puedan ser coreadas en los directos, que se noten nuestras influencias del punk y la esencia do it yourself que nos caracteriza.

Decís también que vuestra intención al juntaros es pasarlo bien. ¿Creéis que es una aspiración que puede haber quedado un poco atrás, en un segundo plano, en otras formaciones recientes?

Lo pasamos tan bien en cualquier situación que nos parece imposible que pueda ser de otra manera. Disfrutamos de lo que hacemos y cualquier interacción con el público nos fascina, estamos ahí para ellos. Somos seres humanos y hay días mejores y días peores: no vivimos en un mundo de fantasía. Pero, precisamente, la música es nuestra manera de evadirnos de la mierda diaria. Nos parecería antinatural que en otras bandas actuales esto haya quedado como una cuestión menor. Quizás es una concepción demasiado naif, pero nos negamos a creer que algún día haremos esto solo por el business, o por alimentar nuestros egos, yo qué se. Lo hemos visto desde abajo del escenario, bandas que parece que suben al escenario por compromiso, que te miran y parece que te están haciendo un favor… Cuando el que ha comprado la entrada eres tú. O músicos que parece que se deben algo entre ellos y ni se miran en todo el concierto. Hay peña que confunde tener actitud con ser un imbécil.

Si no he entendido mal, vuestro primer trabajo va a estar formado por canciones propias. Entonces, ¿por qué presentaros con versiones? ¿Cómo surgió la idea?

Pues fue el confinamiento por el coronavirus destruyendo todos nuestros planes, sumado a nuestra hiperactividad creativa. Teníamos cerradas las fechas de grabación con Carlos Hernández para nuestro primer EP y no iba a poder ser. Como tantos otros, llegamos a un punto en el que no nos podíamos permitir estar parados. Le planteamos a Artica (su agencia de management) grabar en nuestras casas una cover de una canción de Los Planetas. También le pedimos consejo a Carlos sobre la grabación, pero aún no teníamos la confianza para ofrecerle producírnosla. Lo que no sabíamos era que Carlos y Artica ya habían hablado entre ellos y querían retarnos: realizar tres versiones en lugar de una, de artistas de nuestra elección, y Carlos se encargaría de la producción a distancia.

https://youtu.be/UwbTEVqoTfo

Decidisteis enseñar la patita versinando el tema ‘Comprada’, de Pepa Flores. ¿Qué os llamó la atención de él?

La irreverencia del disco al que pertenece la canción original, “Galería de perpetuas”. Lo relativamente desconocida que es la canción. También la lucha de Pepa Flores. Si algo tenemos claro es nuestro inconformismo con muchos aspectos de la sociedad actual. Ciertas cosas no funcionan. Entre ellas, una concepción errónea de lo que nos han contado sobre la masculinidad y la virilidad, que hemos arrastrado durante generaciones y es absolutamente tóxica e injusta. Primero con las mujeres, pero también con nosotros mismos: nos impide crecer. ‘Comprada’ es un grito desgarrador en 1979 y continúa siéndolo en pleno 2020. El problema está muy claro, y nosotros somos cuatro pringados que no cambiaremos nada por nuestra cuenta, pero sí podemos gritar cuatro o cinco verdades y agitar conciencias.

Después, habéis presentado una versión del ‘Enchochado de ti’ de Don Patricio. ¿Y ese giro?

Había dudas. Creíamos que cuando versionas a un artista te estás vinculando con todo lo que es y hace ese artista, o estás diciendo que esa canción te identifica como banda. Esto no significa que tengamos algún problema con Don Patricio, para nada. Es solo que queríamos estar muy seguros de lo que estábamos haciendo y no confundir a la gente que nos sigue. Y así fue como la realidad nos golpeó en la cara: aprendimos que la música trasciende al artista y vive en el imaginario colectivo. No entiende de etiquetas, y si la concebimos de una manera tan hermética nos estaremos perdiendo cosas súper interesantes. Por ejemplo, vimos súper claro que podíamos subir el tempo, meterle nuestro guitarrazos y reimaginar la letra para continuar hablando de nuestras movidas, y ahora es de nuestras canciones favoritas.

Habéis creado vosotros mismos los vídeos que acompañan ambas canciones. ¿Qué buscabais con cada uno de ellos?

En Anabel Lee somos dos realizadores de videoclips, Perdi (bajista) y Víctor (vocalista y letrista). Tenemos estilos distintos, pero, a la vez, parecidos. Vimos que esto se podía aprovechar en las dos versiones y, por eso, dirigimos uno cada uno. Con ‘Comprada’ quisimos agitar conciencias y ser fieles al mensaje de la letra original, sin pasarnos de crudeza. Buscábamos remover, pero no incomodar de manera forzada. Con ‘Enchochado de ti’ buscábamos otro tipo de crudeza: la de confinar a cuatro chavales jóvener que estaban a punto de cumplir un sueño. No nos podíamos ver, pero estábamos todo el día llamándonos y al final era como estar en la misma habitación. No podíamos liarla juntos en la realidad y Perdi nos dibujó en una habitación. El resultado no está muy lejos de cómo nos comportamos en la realidad.

Sus portadas también me han parecido muy buenas. ¿Son obra vuestra?

Son obra del artista Albert Tercero. Nosotros no podemos parar de maquinar y crear contenido, pero queremos abrirnos y comenzar a trabajar con otros artistas. El estilo de Albert nos define mucho. Os recomendamos que chequeéis sus trabajos en Instagram. Nos pusimos en contacto con él y comenzaron a surgir ideas súper punks para reinterpretar las canciones originales. Estamos preparando más cosas juntos.

https://youtu.be/yiw1muxFJrU

La siguiente versión que lanzaréis será de un tema de Los Planetas, ¿cuál de las tres os ha resultado más compleja u os ha costado más adaptar?

Creemos que las tres han sido complejas. ‘Comprada’ por ser una canción con tanta carga social y de Pepa Flores, a quien respetamos muchísimo. Por eso, decidimos no alterar la letra original a no ser que fuera cien por cien necesario. ‘Enchochado de ti’ también fue un reto, porque creíamos equivocadamente que podríamos estar metiéndonos en algo que no tenía mucho que ver con nosotros y podríamos confundir a la gente que nos sigue. Con la versión de Los Planetas el reto era doble, porque, si vas a adaptarlos, tienes que hacerlo muy bien o mejor no hacerlo, y por estar trabajando con Carlos Hernández (productor original de la canción). Los Planetas es uno de los muchos referentes de Anabel Lee, pero fue mucho más difícil de lo que sospechábamos. Es la versión más parecida a la original de las tres.

¿Qué podemos esperar de vuestro primer EP?

Crudeza, inmediatez, canciones muy bailables y coreables. También bastante rabia contenida. Inconformismo. Unos bajos demoledores. Unos riffs incisivos. Vais a notar que somos una banda nacida para el directo.

Es un disco que nos va a resumir muy bien. No vamos del palo, no queremos resultar súper complejos y profundos. Tampoco pretendemos grandes ambiciones. Acabamos de llegar y queremos hacer música, pasarlo bien y vomitar nuestra rabia, y, si a la gente le gusta lo que hemos hecho, vamos a ser muy felices. Pero avisamos: tenemos mucho que decir. Queremos agitar un poco las cosas.

Lo presentaréis el domingo 6 de septiembre en Tomavistas Extra, una cita en el Parque Enrique Tierno Galván, en Madrid, en la que estaréis con Los Punsetes. ¿Qué le diríais a alguien que está dudando si ir para convencerle de que lo haga?

Que son Los Punsetes en una noche de verano en el parque Tierno Galván y en un pedazo de festival como es el Tomavistas Extra, con una organización brutal que está teniendo en cuenta todas las medidas sanitarias. Porque ya nos merecemos ver conciertos y ayudar a construir esta nueva normalidad, que no es tan fiera como la pintan. Y, como plus, podréis ver nuestro directo y escuchar en primicia nuestras canciones. Todo son ventajas.

Por último, ¿hay algún artista que estéis escuchando más últimamente o que queráis recomendar?

Seguimos con los habituales The Jam, Buzzcoks, Anti-Flag, Biznaga, Idles o Joy Division. Últimamente estamos redescubriendo trabajos anteriores de Triángulo de Amor Bizarro y escuchando a Viva Belgrado, The Spitfires, Taifa Yallah, Juniper Moon… Los últimos viajes en coche nos ha dado fuerte con el “Meteora” de Linkin Park y el “American Idiot” de Green Day.

Anabel-Lee_Brit_2020_Elena-Pastor_DSC01759

Hablamos con Sioqué: “A veces se llega a obviar lo que se tiene siempre delante”


1.Metal fundido para los meses fríos. Eso son Sioqué. Pero claro, es que vienen de Burgos. Marina López (voz y guitarra), Álvaro Guinea (batería), Martín Queija (bajo) y Cristian Barquín (guitarra) son los responsables de “Singular”, un disco que no llega al mes de vida y que está hecho de guitarras sinuosas y de chasquear la lengua contra el cielo de la boca. Seguir leyendo Hablamos con Sioqué: “A veces se llega a obviar lo que se tiene siempre delante”

Crónica del concierto: Ángel Stanich en Escenario Santander (Santander) con SON Estrella Galicia – diciembre 2018


Stanich (1)Aullando al resto de coyotes y siendo Moisés separando las aguas. Ángel Stanich volvió a Santander como el hijo pródigo el pasado sábado, 29 de diciembre. Despidió el año y cumplió con la tradición. Además, llevó a la sala Escenario Santander su último EP, “Máquina”. Todo esto con el respaldo y de la mano de SON Estrella Galicia, y dentro de un fin de gira que se prolongará hasta febrero.

Stanich (2)Nos reciben bombillas que casi escapan del techo y la bandera de Antigua y Barbuda, estado que da nombre al último trabajo de estudio del santanderino y que ahora también cubre un teclado.

Se tiñe el escenario de rojo para anunciar la llegada de la banda. Stanich aparece por el lateral izquierdo, con tirantes y un vaso en la mano que no levanta para saludar. “Qué delgado está”, comentan desde abajo.

El primer derechazo es ‘Golpe en la pequeña china’, tercer corte de los cuatro que construyen “Máquina”. Solo hay que esperar a ‘Tu amor no arde’ para que se oigan los primeros coros saliendo del público. Parece que todos los que se han acercado hasta aquí están dispuestos a replicar y responder al músico, que ejerce de predicador.

Stanich (3)“¿Cómo estáis? Muchísimas gracias por estar una Navidad más”, contesta él, que da taconazos y la sensación de creer que lleva espuelas. Un par de acordes bastan para que ‘Mezcalito’ sea reconocible.

Prescinden de cualquier pausa antes de arremeter con ‘Mañana’. El vocalista abre mucho los ojos contando cosas de tambores y del Juicio Final. Sí bajan la luz y el volumen para toquetear cuerdas y afinarlas, preparándose para ‘Galicia Calidade’. Stanich salta y se agacha. Levanta un dedo advirtiendo no sabemos el qué. Entrecierra los ojos para enfatizar el aviso. Se acerca al borde de las tablas y casi amenaza con usar el cable de micrófono de látigo. Se vacía en los últimos segundos del tema, gritando el eslogan turístico.

Stanich (4)Mueve el culo y da la espalda para que se vea mejor en ‘Qué será de mí’. Dedica ‘Camino Ácido’ a los que están desde el principio, pero tardan en tomarlo. Se hacen de rogar y van cediéndose el protagonismo, de un instrumento a otro. Se reencarnan en un directo de The Doors y suenan a maullido, angustia y quejío. El cantante paladea las sílabas y se restriega con las palabras.

Stanich (5)Casi no tiene que pronunciar las de ‘Miss Trueno ’89’. Sonríe, con las cuerdas de la guitarra sin cortar y un foco sobre la cabeza que le da aires de Mesías.

“Vamos a hacer un poco de deporte”, dice, y da zancadas que le unen pecho y rodillas. Fuerza la garganta en ‘Le Tour ´95’. Mantiene la marcha con los pies y levanta los gemelos, encajados en unas estrechísimas perneras.

Stanich (6)Deja la guitarra y afirma que van a “enseñar una nueva faceta”. Se refiere a la de ‘Salvad a las ballenas’. Dobla las piernas y se acerca a las primeras filas. No guarda las distancias y apoya su frente en las suyas.

“Ahora os queremos hacer una canción que no es mía ni de ninguno de estos fenómenos. Una canción que no creo que esperéis. Si no habéis visto crónicas de otros conciertos”, apunta y bromea Stanich, que está hablando de ‘El 7 de septiembre’. “A mí me pone, para acabar el año, hacer esta canción de Mecano”.

Antes de poder rendirle homenaje, resopla y admite que se ha “cansado un poco con las ballenas”. “Lo reconozco, ya que estamos entre paisanos”, dice. Y le vocean que está en casa.

Stanich (7)Le llega el turno a ‘Hula Hula’, que aborda retorciéndose y moviendo la cadera al hablar de exclusivas, intimidad y entrevistas por Skype. Sigue el tirón de orejas a prensa y periodistas con ‘Señor Tosco’, que le lleva a darse con el puño en la sien. La ‘Stanich Band’ al completo desaparece por los laterales, sin demasiadas despedidas.

Stanich (8)No dejan que nadie recoja y apenas tardan en volver. “¿Un poco más quieren los señores?”, pregunta el de Santander, que no necesita contestación y nos da la epopeya que es ‘Un Día Épico’, valga la redundancia.

Presenta a la banda, se extiende en el discurso y asegura que imita muy bien a Revilla, aunque se resiste a hacerlo. Dice que luego, si eso. Porque lo que planea es sudar con ‘Carbura’.

Stanich (9)Da las gracias, varias veces y a varios. También a sus “amigos de siempre”, que han ido a verle. “Los dos”, ríe.

Saca la artillería pesada y los tanques. Ataca con ‘Metralleta Joe’ y ‘Mátame Camión’. Baja al respetable y lo rodean. Lo tocan y empujan hasta que cae al suelo, noqueado. No dura mucho el susto y enseguida se pone de pie para saludar y abrirse paso entre sus fieles. Ya todos en vertical, dicen adiós.

Esperemos que el diciembre que viene se repita la liturgia.

Stanich (10)

Ángel Stanich vuelve a casa por Navidad, un año más


Stanich 1Ángel Stanich despedirá el año el sábado 29 de diciembre en la sala Escenario Santander, en la capital cántabra, de la mano de SON Estrella Galicia.

Traerá debajo del brazo su último EP, “Máquina”, que vio la luz el pasado 16 de noviembre. Con cuatro cortes, este trabajo sigue la estela abierta por su álbum “Antigua y Barbuda”, al que el músico no le ha dado ni un año de soledad y de ser el último en llegar.

De ‘Qué será de mí’, el adelanto que presentó “Máquina”, quienes lo anunciaron dicen que es “un precioso tema de resonancias ochentistas que bajo una aparente cotidianidad esconde el lamento existencial de un miserable”, ahí es nada. Se le suman ‘Salvad a las ballenas’, ‘Golpe en la pequeña china’ y ‘Especial de medianoche’.

Estos temas, con otros clásicos de Stanich, tienen muchas papeletas para sonar el 29 de diciembre en Santander, en un concierto que toma como excusa un fin de gira que se prolongará hasta febrero. Un cierre a las decenas de actuaciones que el artista y su banda llevan acumulando desde noviembre.

Aun así, no pretenden parar sin dar algo más de guerra. Con SON Estrella Galicia, el santanderino estará el sábado 5 de enero en Ferrol, en acústico en Super 8, y en Vigo el sábado 2 de febrero, en Masterclub. Antes, para santificar las fiestas, pasará por Pamplona, donde parará el 25 de diciembre en Santas Pascuas, y por Oviedo, el 28 del mismo mes en Espacio Estilo. Y con estos apuntes no agotamos todas las citas programadas.

No conviene hacerse los remolones para asegurarse las entradas de la fecha de Santander.

Stanich 2

Entrevistamos a Beris: “Estamos solos, en la vida y en los proyectos que emprendemos”


Beris_1El primer disco en solitario de Beris, publicado a finales del anteúltimo abril, nace de un grito interno, que pugna por salir al exterior y hacerse evidente. Es un álbum urgente y calmado, con canciones sinceras que parten de un lugar oscuro pero que vislumbran halos y destellos de luz. Usando como pretexto el concierto que ofrecerá este domingo en Madrid, en la Sala Galileo Galilei, hablamos con él sobre la vocación, la soledad o las responsabilidades que nosotros mismos nos atribuimos.

Ha pasado un año y medio desde la publicación de “Tan solo un grito”, ¿ha cambiado tu conexión con las canciones desde entonces, tu forma de verlas o de enfrentarte a ellas?

Sí, ha cambiado muchísimo mi forma de verlas y enfrentarme a ellas. Ahora, con la distancia y el vértigo, me doy cuenta de que en realidad este primer disco en solitario no es tanto el inicio de algo nuevo, sino el final de mi época anterior con 84. Ahora es cuando empiezo a ver claramente cuál quiero que sea mi relación con la música. Creo que “Tan solo un grito” es el broche a mis diez años dedicados a saco a la música.

En el tema ‘Tan solo un grito’ dices “es la vocación la que crea frustración y cada día quiero ser lo que aún no he sido”. ¿Tener una vocación clara es una suerte o una desgracia?

Es ambas, y además a partes iguales. Aunque, en realidad, el problema es cuando se tienen varias vocaciones. Ya lo dice la canción, “cómo se pueden querer dos mujeres a la vez y no estar loco”. ¿Quién nos vendió que solo podemos tener una vocación?

El concierto del 2 de diciembre lo has planteado para estar acompañado por un terceto de teclas, ¿cómo surge la idea?

Nace de que, en este momento de mi vida, doy tan solo cuatro conciertos al año. Cada uno de ellos siento que es el primero que doy, tanto en alegría, intensidad, como en nervios e inseguridad. Por eso quiero que cada uno sea especial y distinto al anterior. Hace tiempo le propuse a Martí Perarnau que hiciésemos un acústico en formato trío junto a Sergio Valdehita. No pudo ser y para esta ocasión me lo propuso él, pero, como es él, amplió la formación a tres teclistas para crear una orquesta de melotrones, pianos, ruidos y maquinitas. Nos faltaba el tercer teclista, y cuando nos confirmó que se apuntaba Víctor Cabezuelo, lloramos de alegría todos. Para mí es un honor absoluto, porque les admiro una barbaridad a cada uno. Me siento muy halagado por ser la excusa para este experimento.

¿Qué crees que aporta un formato así a los temas?

Aportará singularidad, solemnidad, intensidad, creatividad, dad, dad, dad… Serán totalmente diferentes al disco. Sobre todo los hará especiales y únicos, porque en principio no haremos más conciertos así.

Como ya has dicho, los teclistas que estarán contigo son Martí Perarnau, Víctor Cabezuelo y Sergio Valdehita. ¿Qué tiene de particular cada una de sus maneras de tocar? ¿Cómo se complementan?

Te diría que cada uno representa una forma de entender los teclados. Martí y Víctor están más cerca porque han compartido muchas horas de vuelo con Mucho. Ellos dos son la referencia de modernidad y vanguardia en todo lo que hacen. Sergio toca todo lo que le eches, le tiras un melón y te lo toca… No sé, son los mejores que conozco, y lo digo con sinceridad. Cómo se complementan estoy deseando comprobarlo, empezamos a ensayar esta semana. Va a ser alucinante.

¿Van a aparecer otros instrumentos en el concierto?

Tal vez toque yo la guitarra acústica o la española, lo veremos al montar las canciones del concierto.

Beris_2Tanto Valdehita como Perarnau participaron en la grabación del disco, ¿cómo fueron esos días de trabajo?

Fueron muy emocionantes. Estaba acojonado… Busqué grabar con músicos con los que aún no hubiese trabajado. Quería separarme de 84 y hacer mi disco. Mis canciones ya eran diferentes a lo que venía haciendo, solo necesitaba que el envoltorio también lo fuera. La mejor decisión que tomé fue dejarles plena libertad a la hora de llevar mis canciones a otros lugares, desconocidos para mí.

El álbum viene con un libro, en el que aparecen las letras de las canciones, ilustraciones, fotografías o textos de compañeros. ¿Por qué decidiste que se imprimiese en la Fundación A La Par? ¿Podrías explicarnos un poco en qué trabajan?

El libro era el elemento que cerraba mi círculo vital. Por un lado, la música; por otro, el diseño gráfico, otra de mis pasiones y mi profesión; por otro, que participase gente cercana a mí con sus ilustraciones, textos y fotos; y, para rematar, imprimirlo en donde estaba trabajando en aquel momento, la Fundación A La Par, una fundación que trabaja por la inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad. Hacerles partícipes de mi disco era el broche perfecto.

Hace cuatro años que 84 os separasteis, después de una década y tres discos juntos. ¿Aumenta la sensación de responsabilidad al componer en solitario?

Lo mejor es que ahora no tengo más responsabilidad que la que yo me impongo. El problema es que soy muy exigente con todo lo que hago, y componer para mí es excitante a la vez que frustrante. Aun así, es el momento en el que más disfruto de la música. Yo canto pero no soy cantante; guitarrista, pero tampoco soy muy virtuoso. Yo me considero compositor, ese es mi lugar en la música.

¿Te has sentido más expuesto presentando un disco en el que todas las letras son tuyas, cuando, además, dan la sensación ser tan honestas, tan despojadas de artificios?

Sí, es la cara oculta de la honestidad. Pero no lo he elegido, es mi forma de escribir. Si para mí no es real, siento que estoy estafando. Soy incapaz de escribir una novela, pero sí que podría escribir mi biografía.

¿Hasta qué punto se está solo ante el peligro?

Estamos solos, en la vida y en los proyectos que emprendemos. No tenemos suficiente tiempo para empatizar y estar cerca de todos los que queremos. La gente que nos quiere aparece y desaparece, pero no podemos acompañarnos eternamente. Creo que uno ha de construirse desde la soledad. Solo el amor de madre se salva, que es inagotable y constante.

Financiaste la publicación del álbum a través de una campaña de crowdfunding, ¿cómo fue ver que alcanzabas el objetivo propuesto en menos de un día? ¿Esperabas el apoyo que tuviste?

Pues mira, cada día que pasa valoro más el apoyo de la gente que participó en la campaña. No pude regodearme en ello en su momento, tal vez porque me daba miedo, pero ahora lo miro con ojos de incredulidad, como que no me pasó a mí. Fue alucinante. Eternamente agradecido a cada uno de ellos.

Para acabar, ¿qué artista estás escuchando más últimamente? ¿Alguna recomendación?

Últimamente escucho compulsivamente a Jim James. Me lo acercaron Rams (Ramiro Nieto) y Martí y ahora destripo cada canción y cada disco que ha hecho, tanto en solitario como con My Morning Jacket.

En español estoy con Kase-O… Me parece que rebosa honestidad todo lo que escribe. ‘Tan solo un grito’, la canción, podría ser un tema de hip-hop.

 

Para la cita del domingo ya están disponibles las entradas.

Beris_3

Hinds, protagonistas de la última campaña de Mahou


IMG_2986Con ‘King George’, el tema de la disuelta banda Dover, como banda sonora, las madrileñas Hinds protagonizan la última campaña publicitaria de Mahou.

En el anuncio, que la marca presentó el pasado viernes, 7 de septiembre, también aparecen los actores Greta y Eduard Fernández, padre e hija. A éstos les acompañan la también intérprete Belén Cuesta y los creadores del musical, y después película, “La Llamada”, Javier Calvo y Javier Ambrossi. Los responsables de la serie “Paquita Salas” y una de sus protagonistas aprovechan para hablar de cómo cambian las cosas en el Válgame Dios, bar del que eran camareros hace no tanto. Completan el reparto los cocineros del restaurante Arima, Nagore Irazuegi y Rodrigo García Fonseca.

Esta campaña, en la que se puede ver a Hinds en una suerte de ensayo y hablando de su gira continua por otros continentes, busca hacer un guiño a las nuevas referencias culturales y creativas, tanto en la música como en la gastronomía o el cine.

Por aquí el anuncio.

https://www.youtube.com/watch?v=jMAtpmTMZ-o

Alice Wonder liberará mañana “Firekid”


Alice Wonder 1La confianza de quien sabe lo que tiene y empieza a decidir lo que quiere. La temeridad del que entiende que las cosas a veces hay que pedirlas y otras que cogerlas. De quien no tiene miedo a quemarse. Algo de eso hay en “Firekid”, el primer LP de Alice Wonder.

Mañana, 31 de agosto, el álbum será libre y de quien se acerque a sus once cortes. Para ella, “Firekid” es “el fuego que hace explotar el talento que cada uno guarda en su interior hasta que logra incendiarse y descubrirse ante los demás”.

Alice Wonder empezó subiendo versiones a Instagram, pero en este trabajo de estudio tira de entrañas y crudeza y habla de lo que conoce como sujeto. Ya ha enseñado cuatro de las composiciones que forman el disco, en el que parece que también hay sitio, el último, para una canción en castellano, ‘Bajo la piel’.

“Al principio escribía con los ojos cerrados y sin saber qué quería expresar; ahora sé perfectamente qué estoy expresando y componer se ha convertido en mantener una conversación conmigo misma”, dice, dando un primer paso o un salto al vacío.

Alice Wonder 2La puesta de largo llegará a Madrid el 15 de febrero, a la sala Joy Eslava. Pero antes, la artista pasará por el Festival Tribu, el 19 de septiembre en Burgos; Bilbao, el 8 de noviembre; y Barcelona, el 13 de diciembre.

Los más impacientes podrán comprobar mañana como suena “Firekid” en acústico, en la presentación del disco en el FNAC de Callao, en Madrid.

Alice Wonder 3

Galería fotográfica: Willie Nile en Escenario Santander (Santander) – mayo 2018


Willie Nile - 1Con Keith Richards en la manga de la chaqueta y abalado por Bruce Springsteen, Lou Reed o Patti Smith, Willie Nile pasó el domingo 20 de mayo en Escenario Santander, en Santander. Lo hizo poniendo como excusa su último trabajo de estudio, “Positively Willie Nile sings Bob Dylan”, con el que repasa temas como ‘I Want You’ o ‘The Times They Are A-Changin”. Aun así, no dejó de lado sus propias composiciones.

Por aquí os dejamos un puñado de imágenes del encuentro, la última cita de la gira por España del neoyoquino, que a lo largo de mayo le ha llevado por una docena de ciudades.

Willie Nile - 2

Willie Nile - 3

Willie Nile - 4

Willie Nile - 5

Willie Nile - 6

Willie Nile - 7

Willie Nile - 8

Crónica del concierto: Morgan en Escenario Santander (Santander) – abril 2018


Morgan (1)Sale descalza Caroline de Juan, Nina, y se coloca en el centro de una alfombra. Le sigue de cerca el resto de Morgan. Antes de eso, este viernes 6 de abril todos los comentarios en Escenario Santander han sido los de quien ha encontrado oro filtrando piedras y arena.

El telón que cubre el fondo del escenario se tiñe de rojo para ‘Planet Earth’, que abre también el segundo álbum de la formación, “Air”. El que han venido a presentar en sociedad. Se turnan para desquitarse Paco López, guitarra, y Ekain Elorza, batería. Ella levanta la barbilla hacia la luz que la señala, como hacia esa que deja ver el polvo a primera hora de la mañana, y libera un tímido “gracias”. No se desvían del orden marcado y arremeten con ‘Oh Oh’.

“Bienvenidos. Buenas noches. Es la segunda vez que estamos aquí y ya nos hacía mucha falta”.

Morgan (2)El ‘Attempting’ de “North”, su primogénito, suena a asumir los borrones y las caídas, a quitarse la gravilla de las rodillas y seguir dando patadas.

Empieza cohibida ‘Goodbye’, pero no dura mucho. Termina siendo una fiera desgarrándose las entrañas. Un animal que continúa lamiéndose las heridas abiertas con ‘Roar’. “I only need to roar”, repite De Juan como si buscase creérselo, y las certezas van creciendo en su garganta por simple repetición. Extiende las manos como un predicador y se balancea como un tiovivo. Levanta los pies del suelo cuando el corte va muriendo, al tiempo que encoge el estómago.

“¿Cómo estáis? Que no os lo he preguntado”, baja al mundo de los mortales y se equivoca al anunciar la canción que va ahora. La correcta es ‘Work’, con la que surgen coros espontáneos de varios puntos de la sala. “Y me quería ir sin hacerla”.

Morgan (3)“Os vamos a pedir vuestra colaboración, que es voluntaria pero necesaria”, ruegan para ‘Praying’. Explican cómo hacer los coros y nadie se plantea no atender o desobedecer.

‘The Child’ nace sólo de una voz que va viéndose arropada. La niebla que se levanta despacio a sus espaldas dibuja el humo de un cigarrillo al encontrarse con los focos. La calma que precede a la tormenta.

Hablan de ‘Be a Man’ y explican que la letra la escribió López cuando ni siquiera existía Morgan, a partir de unos acordes que compuso Nina y a los que a ella le daba “como vergüencilla” ponerles palabras. Estira los pies y se pone de puntillas un segundo. Toma aire. Las bombillas se dirigen hacia sus manos y generan una especie de aura alrededor de su cabeza. Virgen de la amargura.

Morgan (4)Todo el peso cae sobre las espaldas de la vocalista al llegar ‘Volver’. Puede que por eso diga que normalmente el público se la sabe y suele cantarla. “Os estoy pidiendo un favor, fundamentalmente”, ríe. Un favor que no necesita más que por humildad o nerviosismo. Condensa el aire, que se hace aún más espeso al pasar por los pulmones.

Un par de segundos después de haberse quedado en silencio, todo son aplausos, que se alargan y vuelven a empezar cuando parecía que perdían fuerza. De Juan se pone de pie para recibir una ovación que podría igualar en tiempo al tema que acaba de acariciar.

Morgan (5)Todavía no dejan de lado el castellano y pasan a ‘Sargento de Hierro’. Ellos se quedan quietos, soldaditos de plomo esperando que les llamen al frente. Atienen al grito de auxilio y a la resignación que conviven en el corte.

Reciben ‘Blue Eyes’ con chasquidos de dedos y palmadas. Hacia la mitad de la pieza hacen una pausa que matan con dos golpes de baqueta. Vuelven a empezar y, tras repasar ‘Flying Peacefully’, saludan y se van.

Morgan (6)“Hemos salido a coger cerveza”, se justifican al regresar. Comienzan a renquear las teclas de David Schulthess y dan la bienvenida a ‘Home’. Sin descanso atacan con ‘Another Road (Gettin’ Ready)’. Recta final.

“Ahora sí que nos vamos a despedir”, admite de lado Nina, resignada. Pese a que vayan con todo con ‘Marry You’. Se quema las cuerdas como Janis Joplin al preguntar por un Mercedes Benz. Alejandro Ovejero, bajo, hace mímica e imita sus movimientos antes de que los haga. Ella presenta a la banda y hace una reverencia al decir su nombre.

“Muchísimas gracias por hacernos tan felices”, habían dicho antes. Lo mismo.

Morgan (7)