19 julio 2024
El FIAS descubre al público el rico patrimonio musical recuperado del Nuevo Mundo y Europa en su segunda semana en la Comunidad de Madrid

La recuperación del rico patrimonio musical latinoamericano y europeo descubre a los espectadores del FIAS (Festival Internacional de Arte Sacro), un universo artístico poco conocido. Nombres anónimos del Nuevo Mundo o españoles como el sevillano Manuel García o el italiano Antonio Zacara toman el protagonismo de la segunda semana del festival que organiza la Comunidad de Madrid y cuyos conciertos se celebran en su mayoría en la Basílica Pontificia de San Miguel.

 

Para armar la joya musical de Huehuetenango: músicas de un cancionero interrumpido, que estrenan en España dentro del FIAS, el tenor Jonatan Alvarado y el vihuelista Ariel Abramovich han indagado en la colección musical de 15 volúmenes provenientes del actual Departamento de Huehuetenango, en Guatemala, que se conservan en la Biblioteca de la Universidad de Indiana en Estados Unidos.

Este tesoro de más de 350 obras se compiló entre 1582 y 1635 y lo compone mucha de la música en boga a mediados del siglo XVI, tanto en España como en Francia e Italia: chansons parisinas, madrigales florentinos, misas de autores españoles y guatemaltecos, salmos, motetes, villancicos, antífonas gregorianas e himnos, entre los que figuran las piezas que el dúo argentino interpretará el lunes 27 de febrero en la iglesia de San Antonio de los Alemanes.

 

Con la colaboración del Istituto Italiano di Cultura, el FIAS presenta el martes a La Fonte Musica, dirigido por Michele Pasotti, que se estrena en España (en la Basilica Pontificia de San Miguel) con un concierto de música sacra y ceremonial. En él darán a conocer la obra que han recuperado del compositor italiano Antonio Zacara da Teramo junto a obras del franco flamenco Johannes Ciconia, dos de los grandes maestros de finales del trecento.

 

El concierto responde al proceso de investigación que ha realizado el conjunto italiano sobre la música de De Zacara, y que culminó en 2021 con la publicación en Alpha Classics de Enigma Fortuna. Zacara da Teramo Complete Works, una caja de cuatro discos con la primera grabación de la obra completa del compositor italiano.

 

Dirigido por Luis Martínez PueyoLa Guirlande, premio GEMA a mejor grupo joven en 2019 entre otros reconocimientos, ha elaborado para el festival un programa de recuperación de patrimonio musical español centrado en compositores del siglo XVIII escasamente interpretados ante el público actual como Juan José de ArceLuis MisónJuan Francés de Iribarren o Francisco Hernández y Llana.

 

Maestros de capilla de catedrales españolas, estos compositores se dejaron influir por las corrientes estéticas y filosóficas de su tiempo, como la imitación idealizada de la naturaleza o el mito del buen salvaje, habitante feliz de la naturaleza frente al corrupto y artificial mundo civilizado. O, en el terreno musical, por una corriente que entendía la música de manera humanitaria y sentimental, y luego trascendente e irracionalista. Ello dio lugar a obras de temática bucólica, y a obras de gran patetismo, como las que se escucharán el jueves en la Basílica Pontificia de San Miguel.

La formación El Gran Teatro del Mundo propone el viernes al espectador (Basilia Pontificia de San Miguel) un viaje a través de las facetas más emblemáticas de la figura del héroe con la extraordinaria música de compositores y compositoras del Siglo de Oro francés como Lully, MaraisCharpentier y De la Guerre.

En el concierto del grupo español, el tenor Cyril Auvity encarna al héroe y muestra su evolución a lo largo del programa, pero también representa a otros personajes secundarios con los que dialoga. El ensemble, a su vez, interpela continuamente al espectador y al propio cantante.

Formado en 2011 con el fin de recuperar el patrimonio coral español más desconocido, el coro Numen Ensemble, dirigido por Jerónimo Marín, se presenta en el FIAS estrenando en Madrid la Misa nº 3 del compositor sevillano Manuel García (sábado, Basílica Pontificia de San Miguel). Este poco conocido compositor (Sevilla, 1775-París, 1832) pasó a la historia por haber sido en su momento uno de los mejores tenores europeos y por haber sido el escogido por Rossini para estrenar el personaje del conde Almaviva de El barbero de Sevilla en 1816. Poco a poco va conociéndose su faceta de compositor de una treintena de óperas e innumerables canciones de cámara y, sobre todo, su música religiosa.

La misa tercera muestran a un García que hace un serio esfuerzo por adaptarse a un estilo sobrio y recogido, con las menos influencias del estilo operístico posible. La misa sigue en su estructura los modelos de las de Haydn Mozart.

A pesar de su corta existencia, el ensamble italiano La Vaghezza acumula ya numerosos premios internacionales y una dilatada presencia en salas y festivales de todo el mundo. Su interpretación está guiada por esa búsqueda de esa vaghezza que les da nombre y que se puede traducir como el intento de alcanzar una belleza sublime, imposible de entender o captar.

 

El domingo presentan en el Real Monasterio de la Encarnación obras del seicento italiano de enfoque extremadamente diverso: desde la racionalidad meditativa de algunas sonatas o canzoni a la fuerza rítmica, interpretativa y finalmente improvisada de las danzas. El tercer elemento es la composición privada de reglas que evita las etiquetas de género musical y se define como stylus phantasticus, del que son un ejemplo las sonatas de Bertali Valentini, compositores nacidos en Italia, pero que desarrollaron sus carreras en Austria.

 

Además, interpretará obras de Biagio Marini, prolífico compositor de ámbito veneciano, de Andrea Falconieri, nacido en Nápoles en época de dominio español, y del que se conserva tan solo una colección de obras instrumentales de títulos evocativos y fantasiosos; y por último de Tarquinio Merula que publicó música instrumental, principalmente en forma de canzoni.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *