Sobre El Búfalo de la Noche, un disparo a bocajarro

Acabo de terminar de leer El Búfalo de la Noche la tercera novela de Guillermo Arriaga, escritor más conocido por su trabajo como guionista de películas como Amores Perros, 21 Gramos, Babel o Los Tres Entierros de Melquiades Estrada.

Al igual que las tres películas de González Iñárritu la novela de Arriaga gira alrededor de la muerte. Todo comienza con el suicidio de Gregorio, un adolescente de gran sensibilidad con problemas mentales. Esto influirá en la vida de Manuel, su mejor amigo y Tania, ex novia de Gregorio y con la que Manuel se ve a escondidas. Manuel nos muestra la historia en primera persona. Se siente acosado por Gregorio incluso después de su muerte, tiene la sensación de que no puede huir de él. Le teme y le odia a partes iguales. Mientras, Tania se dedica a huir, huye de su pasado, también de su presente y quizás de su futuro.

Es una novela de adolescentes, pero no una al uso, estos están atormentados dentro de un bucle de autodestrucción, odio, sexo, celos y pasión. Una novela sobre lo difícil de esta etapa de la vida.

Nada más terminarla me ha venido a la mente la novela Las Vírgenes Suicidas de Jeffrey Eugenides; aunque son temas parecidos, el enfoque es totalmente distinto. Mientras la novela de Eugenides refleja una historia durísima bajo una perspectiva dulce, onírica e incluso podríamos decir hermosa; la de Arriaga es obsesiva, dura y oscura, como un disparo a bocajarro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *