1993-2013: Dover, los éxitos que no fueron (I)

, , Leave a comment

 

En Notedetengas nos gusta mucho celebrar aniversarios. El año pasado le dedicamos un par de posts a Carlos Berlanga; el anterior, a los Magnetic Fields, y este 2013 es el turno de los madrileños Dover, uno de los grupos más genuinos, talentosos y desprejuiciados que hemos conocido. Cumplen veinte años de carrera -ellos ya los están celebrando con una gira en la que interpretan su álbum más vendido-, así que es el momento perfecto para rememorar todos sus éxitos: algunos lo fueron de verdad -podéis recordarlos en esta playlist– y otros, como los diez siguientes, no… aunque lo deberían haber sido.

10. The Real Me (Late At Night)
‘The Real Me’ ha sido históricamente una de las canciones favoritas de los fans, hasta tal punto que durante muchos años dio nombre a una página web (“The Real Dover”) en la que un seguidor del grupo recopilaba material de la banda. La estructura de la canción es cien por cien Dover, a saber: tras un par de sencillas estrofas, un puente y el estribillo, se vuelven a repetir las mismas estrofas -en este sentido siempre han sido un poco perezosos-, el mismo puente y el estribillo, para en seguida dar paso a una parte c perfecta (“If you ever come to town/ Would you please be quiet?/ And don’t you tell anyone, they don’t understand/ It took me so long, I just don’t wanna go back/ You don’t need to see me drive, I swear that I can”)que convierte en alucinante lo que, de otro modo, no habría pasado de ser una canción mediocre.

9. A Bullet To The Heart (I Ka Kene)
Dover no salieron para nada bien parados del berenjenal africanista en el que tuvieron la feliz idea de meterse en su, por el momento, último álbum de estudio, ‘I Ka Kene‘. Cuentan que toda la fiebre africana les vino a raíz de que Amparo -que, como sabemos todos desde siempre, es la que corta el bacalao en el grupo-, conociera a un chico de Mali. Un encuentro providencial, teniendo en cuenta el éxito en los últimos años de grupos como Vampire Weekend o Yeasayer. Casualidades o no, lo cierto es que lo único que merece la pena del álbum son, precisamente, las canciones exentas de ese africanismo tan mal llevado, como es esta ‘A Bullet To The Heart’.

8. Mi sombrero (The Flame)
Excepto en su último álbum, en todos los anteriores Dover han incluido una canción con título en español (‘El perro loco’ en ‘Sister’, ‘La monja mellada’ en ‘Devil Came To Me’, ‘Me And My Mulón’ en ‘Late At Night’, ‘Lady Barbuda’ en ‘I Was Dead…’, ‘Madrid’ en ‘Follow The City Lights’), que no con letra en español, lengua en la que solo han cantado ‘Noche tras noche’, versión del grupo Solera incluida en su debut. ‘Mi sombrero’ es una de las composiciones de su corta pero bonita etapa pop/rock, reflejada en su siempre infravalorado LP ‘The Flame’. Era de sentido común que la recuperaran, como así hicieron, en la gira de presentación de su siguiente disco, ‘Follow The City Lights’.

7. Spectrum (Devil Came To Me)
‘Devil Came To Me’ es un álbum algo extraño, en tanto que, después de los primeros tres cortes -los tres éxitos ‘Devil Came To Me’, ‘Loli Jackson’ y ‘Serenade’-, todos los que les siguen son bastante diferentes -lo mismo ocurría, por ejemplo, en el ‘Music’, de Madonna, ¡a ver si va a resultar que su influencia en el grupo se remonta a mucho antes de lo que pensábamos!-, pues se trata de canciones infinitamente más sencillas, en muchos casos con unas melodías tan inspiradas como la de ‘Spectrum’. Seguro que la compusieron en uno de esos “días buenos” en el local de ensayo de los que habla Amparo.

6. Free Kitten (Late At Night)
Siempre ha sido muy divertido que en mitad de un disco tan rockero como es ‘Late At Night’ -un álbum infinitamente más pulido que ‘Devil Came To Me’, aunque a la postre vendiera mucho menos- Dover metieran esta canción de sonido tan amable -y melodía acorde- sobre una gatita que se escapa. El hecho de que aquellos que se borraron de fans en 2006, molestos porque el grupo se pasara al electropop -lo cual, por otro lado, muchas veces no le quitó ni un ápice de crudeza a sus canciones-, no tuvieran, sin embargo, ningún problema con ‘Free Kitten’ resulta de lo más ilustrativo: es una anormalidad que sólo puede deberse a una estrechez de miras bastante bochornosa.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico