Crónica del concierto: Mi Capitán en Moby Dick (Madrid) con GPS – marzo 2016

, , Leave a comment

Mi_Capitan_1El jueves 7 de marzo Moby Dick, con GPS, acogía a Mi Capitán. Eso supone miembros de Love of Lesbian, Egon Soda y StandstillIncluye a Gonçal Planas de vocalista y guitarrista, junto a Julián Saldarriaga y Víctor Valiente, con Ricky Falker en la batería, Ricky Lavado a la percusión, Ferrán Pontón y Dani Ferrer al teclado. Todos dispuestos a dar cuenta de su trabajo en común, «Drenad el Sena». Casi nada.

Se hacen de rogar y una sirena en la pared desespera. Salen dando las buenas noches y la primera bala es ‘Algo inesperado’. Un «venga, a mover el culo» apoya ‘Asalto a la cosa blanca’ y Planas hace lo propio con la guitarra que le cuelga. «Blues», avisa, y se refiere a ‘El coleccionista’. Se retuerce y levanta los puños para señalar después. No hacen demasiados esfuerzos por retener la sonrisa con eso de «hablas mal de nosotros».

Mi_Capitan_2Resuelta ‘Fuegos artificiales’, sugieren que metamos mano al de al lado, aunque no sea del género esperado. «A veces hay que probar el bistec para saber que te gusta el pescado». La banda sonora para el debate interno es ‘Sin mirar atrás / Puerto Banús’. Enfilan mástiles y explican la condensación del sudor en las paredes de una sala. «Solo queda decir una cosa», esa cosa cierra el tema y es «sometamos o matemos».

Ricky Falkner marca el tiempo y pide un segundo. Tras darlo, arremeten con ‘La sed’, recreándose. La ponen punto final de un talonazo y bajan un poco la intensidad con ‘El ciego’. El frontman interrumpe los aplausos para dirigirse «a los del fondo», recordándoles que tiene un amigo que dice «primeras filas, vuestra obsesión». Se ríe de garganta con la respuesta: «moláis mucho más que esos». Están a la altura cuando ‘Ayer noche’ enseña su cara más instrumental.

Mi_Capitan_3Como en la mayoría de conversaciones, toca hablar de Breaking Bad. Saca el tema el vocalista, probando un par de pronunciaciones. Hace de abogado defensor de Jesse Pinkman, un tipo «dominado por el vicio» al que le escribieron ‘Yo, bitch’. Al fin y al cabo, «él no quería».

Le queda alegato para dedicarle a David Bowie, por ser el que «te enseña a crecer con criterio y dignidad». Pregunta si nos sabemos ‘Es suave la voz’ y, por si acaso, se ofrece a ilustrarnos. Habla de Wagner y hace malabares con la modestia, hasta que Falkner le mete prisa, «bueno, ¿qué?». Pasan a ‘Millones de palabras’, para la que llega como refuerzo Martí Perarnau, de MUCHO. Armado con una pandereta, la bufanda no le aguanta en el cuello todo el tema.

Mi_Capitan_4Un descanso de tamaño cigarro y vuelven del camerino con ‘Alta suciedad’, prestada por Andrés Calamaro. «No jodáis al vecino, joded al de arriba», es el consejo que abre paso a ‘Acaba con él’. Gonçal mueve la pelvis como lo hubiese hecho Elvis y baja al público, despidiéndose.

Se van siendo felices y guapos, más altos y más fuertes.

Sudor y caderas.

Mi_Capitan_5
 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico