En Vinilo sabe mejor (VI): Talking Heads–“More Songs About Buildings and Food”

, , Leave a comment

En mi copia del vinilo More Songs About Buildings and Food de los Talking Heads alguien ha apuntado la palabra “Perico“, como si fuese una lista de la compra junkie. No me hacía falta más para enamorarme de este grandioso trabajo del grupo más funky de la escena punk.

En Vinilo sabe mejor (VI): Talking Heads–“More Songs About Buildings and Food” critica

More Songs About Buildings and Food es el segundo album estudio de los mágicos Talking Heads. Fue producido por Brian Eno y sale a la luz en Julio 1978. Es un ovni, nada suena igual. No es punk, aunque Talking Heads haya compartido escenario con los Ramones muchas veces. Se adivinan las influencias del Velvet Underground, grupo adorado de Eno. Nada suena igual, pero encaja de una manera muy particular en su tiempo. Aun así sigue siendo relevante hoy en día. ¿Quién no se identifica con canciones que tratan de edificios, de comida, de amor, de rabia, de esperanzas y miedos?

Los de Talking Heads eran unos frikis salidos de una escuela de arte, nunca fueron punks. Les iban los experimentos con Polaroïds e inventaron el “Art Rock”, magnificas mezclas del “todo vale, ¿porqué no? “. El album suena inocente, funky, divertido. Unos sonidos fríos de guitarras, unas texturas extrañísimas y unos vocales exaltados consiguen dar este toque de chicle a todo el album. Pero esta energía “Happy Flower” sólo esconde una realidad mucho mas siniestra que nos deja muchas veces con mal cuerpo, algo incomodos. Tampoco ayuda la cara de loco de David Byrne mientras canta “Psycho Killer”, parece que no está bromeando del todo.

Psycho Killer
Qu’est-ce que c’est
Fa-fa-fa-fa-fa-fa-fa-fa-fa-far better
Run run run run run run run away oh oh

La primera canción “Thank you for sending me an angel” va crescendo. Todo parece perfecto,  sube como los principios de un nuevo romance pero acaba con la muy siniestra frase “Oh, baby you can walk, you can talk just like me.
With a little practice, you can walk like, talk just like me” 

Cada canción del album tiene ese doble sentido. Los temas parecen inocentes, pero con este toque de oscuridad que parece que va a estallarnos en el careto en cualquier momento. Y es que al Byrne, se le confunde muchas veces con un irónico, y nada más lejos de la realidad. No hay mensaje oculto en las canciones; solo que la vida es muchas veces todo y su contrario. Así lo reafirma el tema “Artists only”:

“All my pictures are confused
And now I’m going to take me to you.” 

El amor del cual hablan los de Talking Heads es una fuerza tremenda, te hará llegar muy lejos; pero dejará medio muerto por el camino.

I don’t know why you treat me so bad
Think of all the things we could have had
Love is an ocean that I can’t forget

El amor como energía es un tema omnipresente en este trabajo de los Talking Heads, pero tienes que usar esa energía para crear; sino el amor te usará y te dejará medio gilipollas. Hay esperanza en la música de los Talking Heads justamente porque no tienen miedo a abrazar su obscuridad interna. La mejor terapia reside, a veces, en saber que no hay cura para esta mierda que se llama la vida. Si no vas a poder con tus demonios, por lo menos baila un rato con ellos. No puedo sentirme más identificada.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico