19 abril 2024
Jay Jay Johanson

Ponemos la mano en el fuego con esta afirmación: la noche del sábado 17 de febrero presenciamos uno de los mejores conciertos que se han visto en Madrid del crooner sueco, Jay-Jay Johanson. Eso sí, fue un “Fetish Tour” sin fetiches pero con un telón de fondo cinematográfico y teatral. 

Fotografías de Jorge T. Gómez

El Centro de cultura contemporánea Conde Duque enmudeció ante la fragilidad instrumental y bucólica del concierto de Jay-Jay Johanson. El artista sueco llegó a la capital el 18 de febrero, después de actuar en San Sebastián (16 de febrero) y dos veces el mismo día en Barcelona (17 de febrero), con presentaciones programadas en Valencia (18), Sevilla (19), Málaga (20) y Murcia (22). Cada ciudad le recibirá con sus propios encantos, pero garantizamos que la discografía extensa de JAY-JAY JOHANSON, resplandece aún más después de su presentación en el “Fetish Tour”. Si tenías algunos de sus discos guardados con cariño en tu colección, después del espectáculo de su nueva gira, desearás dormir abrazado a ellos.

¿Y es que la noche de hoy podría haber comenzado de una manera más perfecta? Probablemente no. A las 20:46, Jay-Jay Johanson saltaba al escenario del Teatro Conde Duque, alertándonos de manera familiar con su “So Tell the Girls That I Am Back In Town”.

Al principio, acompañarlo con esas primeras notas vocales parecía un pasatiempo entretenido, pero de repente, una sensación abrumadora te invadía: el sonido se elevaba de manera íntima y teatral. No hablamos de su ya conocida mera presencia y fuerza interpretativas, o del talentoso pianista que le acompañaba, sino de la pantalla de proyecciones con fotografías en blanco y negro como telón de fondo de una maestría arrolladora. Ciudades, personajes, paisajes, niños, trenes, aviones, edificios, estadios, el cielo; imágenes aceleradas, en marcha atrás, congeladas. Un derroche de talento multimedia que, lejos de abstraerte de las canciones, te encapsulaba de manera sobrecogedora.

Casi de inmediato, nos regaló otro tema conocido: “Dilemma”“I don’t wanna be your best friend, I don’t wanna be your one night stand”. Pero lo que nos llenó de alegría fue verlo interpretar su tema de apertura en “Fetish”, llamado “Seine”. Esta canción, junto con “Finally”, fueron las únicas que el artista eligió de su último y décimo cuarto álbum.

En esta última pieza musical, viajamos con Jäje Johanson (su nombre real) atrás en el tiempo, ocasión inaugural en la que le escuchamos hablar por primera vez mientras compartía su admiración por Anthony Perkins y cómo descubrió la película “Phaedra” (1962), basada en “Aimez-Vous Brahms?”, la novela de Françoise Sagan. Recordar la tercera sinfonía de Brahms en “Finally” ha sido un acierto brillante dentro de su nuevo repertorio.

fedra

Su música crepuscular, que emerge desde lo bello y lo hermoso, así como desde la profundidad de emociones verdaderas, se renovaba con creatividad en este nuevo disco, incorporando una electrónica que baila con elegancia junto a la parte más old school que siempre lo ha caracterizado. “Jeopardize”, de su último álbum y una de las mejores canciones de su extensa discografía, no se hizo presente en el setlist preparado del sábado, una pena. El nombre de la gira sugería una actuación centrada en su último disco, un malentendido que quedó claro. Afortunadamente, interpretó temas de más de ocho de sus álbumes, siendo King Cross el que se llevó el protagonismo de la noche, especialmente con “Heard Somebody Whistle”.

Jay Jay Johanson

No faltaron algunos de nuestros temas solemnes favoritos como “You’ll miss me when I am gone” o “Smoke”, la magia de una canción a capella, “I’m Older Now”, así como un saludo por todas las gradas mientras sonaba “My Way”, pero en la versión de los Sex Pistols. Todos queríamos abrazarle.

Aunque en el pasado lo hayan comparado con artistas como Baker o Sinatra, o haya coqueteado con el bossa-nova o el jazz, la electrónica o la música cinematográfica, en la noche del sábado también percibimos blues, algo similar al conocido “Saint Jame Infirmary Blues”.

El cantante súper europeo Jay-Jay Johanson coexiste y maniobra en su propio universo. Y no hace más que crecer gracias a su personalísimo estilo. ¡Que vuelva pronto!

 

 

 

 

2 comentarios en «La fragilidad bucólica de Jay-Jay Johanson no se desvanece nunca | Crónica concierto Conde Duque»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *