Crónica del concierto: Ezra Furman & The Boyfriends en El Sol (Madrid) – noviembre 2015

, , Leave a comment

Ezra Furman 1Ezra Furman & The Boyfriends inauguraron un noviembre nublado el lunes 2 en El Sol, en Madrid. Desde Chicago traían el LP «Perpetual Motion People»; además de sus hermanos mayores «Day of the Dog» y «The Year of No Returning».

Salen primero los que no son Furman. Él se contonea y saluda en inglés para hacerlo después en castellano. «We are ready. Are you ready?», pregunta antes de ‘At the Bottom of the Ocean’. Infantiliza la voz para presentar a ‘Caroline Jones’. Lleva el pelo tan azul como los ojos. «Venimos de Estados Unidos, que está al oeste de aquí», ya le había dicho a América por Facebook que la echa de menos.

Ezra Furman 2Sesea haciéndose serpiente para ‘American Soil’. Junta las rodillas y puntea las cuerdas. A lo de «I’m about to write you a Bible» le sigue el corte ‘And Maybe God Is a Train’. Lo mata con un «ok».

Explica que quería ser un buen ciudadano, de los que hacen algo perdurable. Quería, pero se pasaba todo el día en casa, haciendo nada. Se ajusta las perlas y arremete con ‘Slaker Adria’.

Ezra Furman 3‘Can I Sleep in Your Brain’ es la primera muestra de «Perpetual Motion People». La empieza con cuidado, para ir levantándola. Se suma ‘Wobbly’, en la que Erza baja un escalón y respira agonizante. Una fiera herida. Camina hasta el fondo del escenario y baila aprovechando el vuelo de la falda.

Coge de refilón la guitarra que había posado, con desgana. Nos culpa de arrepentirnos de haber pagado por ir a verle. Parece que no acierta. «Ésta es una canción inspirada en David Bowie y la depresión suicida». Se refiere a ‘Ordinary Life’. Un poco más tarde, ‘My Zero’ le hace apoyarse en la espalda del saxofonista.

Dice que solía molestarle que le mirasen por su ropa, pero que ya no. Aunque a veces se siga enfadando. De eso va ‘My Body was Made’. Una chica en primera fila lleva una camiseta que reza «CHOOSE YOURSELF TODAY». De eso va todo.

Ezra Furman 4«Let’s make some noise», amenaza para cumplir. Se van cogiendo el relevo ‘Day of the Dog’, ‘Tip of a Match’ y ‘Anything Can Happen’. Da una patada al aire y se le escapa la zapatilla izquierda. Con ‘Lousy Connection’ se vacía y termina sentado ‘Walk On in Darkness’. ‘I Wanna Destroy Myself’ muta en ‘I Wanna Destroy Something’. Lanza un beso con la mano antes de que todos se vayan.

El público no se resigna y marca el ritmo, llamándole. Furman saca el dedo índice levantado por un hueco del lateral por el que han desaparecido. Pidiendo tiempo. Cede con una versión del ‘Crow of Love’ de Arcade Fire. Sigue ‘Restless Year’ y un aplauso alargado pone punto final a ‘Tell Em All to Go to Hell’. Ha hecho que el resto esté de su lado.

Aguantándole la mirada a cualquiera en una sala llena de gente.

Ezra Furman 5
 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico